CBD

y el cañamo 

El cannabis o marihuana no es la misma planta que el cannabis sativa L aunque ambas comparten historia y familia genética, siendo las dos plantas muy parecidas pero también hay importantes diferencias a tener en cuenta.

El cañamo y el cannabis sativa L son plantas milenarias. Se han hallado evidencias de su existencia, y según estimaciones científicas, desde el 12000 A.C. Ha sido cultivada desde que el hombre aprendió a trabajar el suelo y ha sido usada en casi todas las épocas, pueblos, culturas y civilizaciones, hasta la fecha.  

La conquista, del cannabis, a nivel global parte del continente asiático. No se sabe con exactitud en que lugar del continente se originó la planta, pues tanto podría haber sido en China, India como en países del Sud-este asiático. Su transición hasta los demás puntos demográficos del globo terrestre corre gran parte de la mano humana. Los comerciantes, viajeros, esclavos, etc que realizaban las rutas comerciales entre Europa y Asia, y el resto del mundo, importaban y exportaban semillas de cannabis y cáñamo, ya diferenciadas entre plantas psicoactivas y plantas fibrosas. 

El cáñamo sirvió durante miles de años para realizar papiros, tejidos, cuerdas entre muchos otros derivados y usos más.

El hombre ha disfrutado durante el transcurso de la historia de la compañía del cannabis aprovechando sus diferentes usos, tanto medicinales como lúdicos. También merece la pena destacar la vertiente religiosa de la planta de cannabis, la cual tiene gran presencia en países como Jamaica, India, Nepal, etc. 

La vertiente medicinal de la planta de cannabis es un recurso que a día de hoy aún no se puede decir que se le haya exprimido todas sus posibilidades. Estudios recientes hacen pensar en que esta misma planta que durante muchos años ha sido minusvalorada ahora está recuperando su lugar como planta medicinal que es, aprovechando al máximo sus capacidades y cualidades terapéuticas.

 

 

La procedencia del CBD

Tanto la vertiente terapéutica del cannabis como la vertiente lúdica surgen de la misma parte de la planta, los fitocannabinoides. ¿Qué son los fitocannabinoides? Son unas pequeñas moléculas que se hallan en la resina, glándulas o tricomas, que crea la planta durante toda su vida pero especialmente más durante su periodo de floración. Por el momento se han descubierto 80 cannabinoides diferentes, siendo los más conocidos el THC y el CBD. Estos dos cannabinoides son los que más presencia tiene en la planta y también se hayan en más cantidad, verso el resto de cannabinoides, pues el CBD representa un 40% de la planta.

Por todos son conocidos los efectos psicotrópicos del THC, pero ¿qué ocurre con el CBD? El CBD es el cannabinoide, conjuntamente con el THC, que más se está estudiando en la actualidad. A finales del segundo decenio del siglo XX , años 1920-1930, se aisló el CBD pero no fue hasta bien entrados los años 60’ cuando de la mano de Rafael Mechoulam y su equipo de investigadores irrealíes consiguieron reescribir por completo la estructura molecular del CBD, describiendo su mapa molecular en su totalidad. A partir de ese momento y hasta la fecha se han realizado multitud de descubrimientos mediante estudios e investigaciones científicas en todo el mundo que aportan una información muy positiva en cuanto al uso medicinal del CBD.

CBD

y sus aplicaciones

EL CBD no es un cannabinoide psicoactivo, de modo que se puede usar durante todo el día sin que quepa la posibilidad de sentirse “colocado”. Este cannabinoide procura un efecto de relajación muscular, tranquilidad mental, pero no ejerce ningún efecto psicotrópico sobre el usuario, de modo que las tareas diarias no se ven entorpecidas por su consumo, si no se abusa.

Los usos medicinales hasta día de hoy son muchos y ayudan en mayor o menor grado según enfermedad o patología a tratar. Diferentes pruebas y estudios demuestran que el CBD sirve como antiemético, reduciendo en gran medida las náuseas y vómitos, actúa como antiinflamatorio, reduce el dolor tanto crónico como puntual,  ideal para reducir la ansiedad, actúa como ansiolítico, antidepresivo, antiespasmódicos, ayuda en la lucha contra el cáncer y muchas otras aplicaciones más.

El uso del CBD es eficiente para las personas y actúa rápido y con eficacia. El hecho de que este cannabinoide tenga tan buenos resultados con tantas y tan variadas patologías y enfermedades, reside en la interacción de los cannabinoides externos con el sistema endocannabinoide perteneciente al cuerpo humano del cual se beneficia.

Los receptores del sistema endocannabinoide, CB1 y CB2, entran en sinergia con los cannabionides procedentes de la planta de cannabis. Esta sinergia hace que el sistema endoncannabinoide, propio del cuerpo humano, se mantenga vital y fuerte sin ser dependiente. Es decir el sistema endocanabinoide del cuerpo humano no se debilita si se reduce o se elimina el consumo de cannabinoides externos.

Este cannabinoide el CBD tiene un gran potencial, aunque siempre será mejor si se combina con el resto de fitocannabinoides, pues muchos países como; Estados Unidos, México, Canadá, España, Italia, etc, que históricamente han sido un tanto reacios al uso del cannabis, tanto a nivel medicinal como lúdico, ahora han abierto las puertas a su uso medicinal, en concreto al CBD, elemento no psicoactivo perteneciente al cannabis y al cañamo.

Los estudios y pruebas llevadas a cabo durante años, incluso por empresas creadas y mantenidas por capital privado, y debido a los irrefutables resultados tras sus usos en enfermedades como la epilepsia, hacen que cada vez más científicos y médicos se interesen por su estudio, uso y características, lo que anuncia un devenir de posiblemente futuros descubrimientos.

  • Antibacterial
  • Inhibe el crecimiento de células cancerígenas
  • Neuroprotector
  • Promueve crecimiento óseo
  • Reduce los episodios de convulsiones
  • Reduce el nivel de azúcar en sangre
  • Reduce la función en el sistema immunológico
  • Antiinflamatorio
  • Reduce el riesgo de obstrucción arterial
  • Reduce las pequeñas contracciones intestinales
  • Reduce los vómitos y las náuseas
  • Analgésico
  • Ansiolítico
  • Reduce el crecimiento bacterial
  • Elimina los espasmos musculares
  • Tranquilizante
  • Trata la psoriasis
  • Vasorelajante

¿Cómo disfrutar del uso del CBD?

Cabe destacar, ante todo, que cada persona tiene un metabolismo diferente y que en caso de querer tratar una patología o enfermedad en particular cada tratamiento debe ser personalizado, seguido y dirigido por parte doctores especializados. Si tan solo se pretende disfrutar de los beneficios diarios que aporta el CBD, hay varios métodos para disfrutar él.

Hay diferentes modos de extraer los cannabinoides, todos son eficientes si el método es adecuado, y estos se pueden presentar en diferentes formatos con una base de absorción diferente. Los cannabinoides como el CBD se disuelven bien en materia grasa y alcohol, no en agua, así que su consumo debe ser combinado mediante el consumo de otro comestible o bebible.

El vino y el aceite son dos complementos casi imprescindibles en la gran mayoría de las mesas en todos los hogares, así que aquellas personas que decidan disfrutar de los beneficios del CBD pueden, junto con el disfrute de un buen manjar, consumir el disfrutar del CBD en una copa con un buen vino, el cual aporta muchos antioxidantes, que acompañe bien con cada plato.

Así que en CannaWine, aunque nos duela, no os podremos servir la comida, pero si que os podemos ofrecer un gran vino aromatizado con extracto de cáñamo enriquecido con CBD, gozando a la vez de las propiedades antioxidantes y placer que aporta este gran vino.